jueves, 20 de mayo de 2010

DIVERSIDAD BLOGISTICA



Cuando empecé este blog, la idea original era siempre hablar de temas relacionados con la Psicología, como era nueva en esos menesteres, un día mi hijo me dijo que podía hablar de vivencias, de temas variados, acogí esta idea y me encantó, luego él me comentaba con pena que le gustaba que siempre mis temas tuvieran un fondo psicológico, me lo dijo muy tarde ya había disfrutado la libertad de no estar comprometida con una sola línea.

El último artículo publicado tocaba un tema muy profundo: LA UVEITIS, hoy trataré de hablarles de algo serio, pero no tanto, vamos a hablar de las personas abiertas.

Generalmente este tipo de gente tiene una actitud tan transparente, que los demás las perciben como tratables, fáciles de abordar, aparentemente sin problemas.

A su paso hay una lluvia de saludos parecido a cuando un artista famoso hace su ruta por un sector determinado, son amigos de los niños, aunque a veces afirman que estos no les gustan.

Estas personas han cambiado la expresión NO PUEDO, por VAMOS A INTENTARLO, y aunque estén conscientes de que no se va a lograr lo prometido, siempre hacen el esfuerzo hasta el final.

Saben reclamar sus derechos, pero si en el proceso hay que decirle tres verdades a alguien, no lo piensan dos veces y actúan, aunque siempre tratan de no herir los sentimientos de los demás.

Saben dar y recibir afectos y caricias, tratan de actuar con tacto cuando hay aprecios de por medio, pero también saben cuando alguien está tratando de chantajear en nombre del cariño que saben le profesan, y fácilmente esa persona es excluida de su lista de amigos.

La palabra incondicional la tienen muy bien definida, pues esta a veces se presta a confusiones, muchas personas creen que porque eres una persona abierta debes ser solidaria con el amigo, haga lo que haga y eso no es así.

Como me considero una persona de ese tipo, una vez tenía una amiga que sabía el gran cariño que sentía por ella, un día me confesó que era lesbiana, eso no me importó y seguí tratándola igual, pero luego me enteré que estaba involucrándose con asuntos de drogas, eso le dio un giro completo a la relación, fui bastante clara con ella, quedando establecido que a mi hogar no podía entrar como lo hacía hasta ese entonces. Poner límites es una de las características de las personas abiertas.

No hay comentarios: