martes, 18 de mayo de 2010

UVEITIS (PARTE FINAL)


SÍNTOMAS

Los síntomas de la uveítis incluyen mayor sensibilidad a la luz (fotofobia), visión borrosa, dolor y enrojecimiento del ojo. La uveítis puede aparecer súbitamente con enrojecimiento y dolor, o puede ser progresiva, lentamente en un principio con poco dolor o enrojecimiento y pérdida progresiva de la visión.

DIAGNÓSTICO

Éste se establece con un examen minucioso del ojo. La inflamación en el interior del ojo puede afectar de forma irreversible a los tejidos oculares y con el tiempo provocar ceguera.

En algunas circunstancias se requerirán análisis de sangre, análisis de piel y exámenes radiológicos. En casos más específicos, será necesario plantear una punción biopsia del interior del ojo para buscar células u otros elementos que ayuden al diagnóstico y en algunas ocasiones es necesario practicar una cirugía del ojo, para ayudar al diagnóstico. Como la uveítis puede estar asociada con enfermedades del resto del organismo, una evaluación y comprensión del conjunto de la salud médica del paciente es importante.




TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES

El tratamiento precoz es necesario para disminuir la pérdida de visión. Las gotas, especialmente esteroides y los midriáticos son los fármacos de elección para disminuir la inflamación y el dolor. Para los procesos de localización posterior, la medicación oral, o las inyecciones pueden ser necesarias. Complicaciones como el glaucoma (aumento de la presión del ojo), cataratas (pérdida de la transparencia de la lente del ojo), o formación de nuevos vasos sanguíneos (neovascularización), pueden necesitar tratamiento en el curso de la enfermedad. La uveítis que se origina en la parte anterior y media del ojo (iritis o ciclitis), suelen tener un inicio rápido y una duración que oscila entre 6 a 8 semanas. En los primeros estadíos se puede controlar con el uso de gotas apropiadas, sin necesidad de recurrir a terapias más complicadas. A menudo, estos tipos de uveítis no son debidas a una causa específica, sino a factores múltiples. La uveítis del polo posterior del ojo (coroiditis), es comúnmente de aparición lenta, pero de evolución más prolongada y de más difícil tratamiento.

La uveítis es una enfermedad grave que puede afectar de forma irreversible a la visión, ocasionando ceguera. Un caso de simple "ojo rojo", puede de hecho ser un serio problema de uveítis. Un "ojo rojo" que no se resuelve rápidamente, debería ser evaluado y tratado por un oftalmólogo, debiendo acudir al especialista incluso con carácter de urgencias.

Fuente:Entorno Médico
Escrito por: Dr. Gustavo Castillo R. Ced. Prof. 1256736

No hay comentarios:

COMO SIEMPRE ME SUCEDE EN LAS SALAS DE ESPERA

    Cada vez que   estoy en la sala de espera de una clínica, por más esfuerzos que hago para que no sucedan estas cosas, siempre   ap...