miércoles, 13 de julio de 2011

TERAPEUTA SEXUAL

Estábamos mi marido y yo viendo un programa de orientación sexual llevado a cabo por una excelente terapeuta.

Ambos coincidimos en que ella tiene muchos conocimientos, pero nos cuestionamos en torno a lo atrevido de su atuendo y en la forma tan sensual y provocativa que utilizaba para responder las preguntas.

Ante las preguntas relacionadas con el deseo, ella contestaba con una actitud tan gozosa como si estuviera experimentando un orgasmo…

Entiendo que los problemas sexuales son muy serios y que los profesionales que trabajan con ellos, deben ser receptivos, pero al mismo tiempo revestir su trabajo de cierta solemnidad, de modo tal que el paciente sienta que su problema es acogido como debe ser.

Pienso que una terapeuta sexual jamás debe lucir morbosa, ni usar ropa muy sexy, pues en un momento dado hasta podría confundir al paciente, pudiera ser que el exceso de sensualidad afecte la credibilidad.

Es posible que mi criterio este fuera de moda, pero podemos irrespetar con los gestos, las ropas, o metiéndonos en personajes que son muy ajenos al tema que tratamos, no creo que el objetivo de una terapia sexual sea excitar, tal vez encendí tarde el televisor y en lugar de una terapeuta estaban presentando una vendedora de productos de una sex shop,quien sabe, pudiera ser que le quiera seguir los pasos a la terapeuta sensual Sarah White...CONTINUARA.

No hay comentarios: