lunes, 6 de octubre de 2008

De la luciérnaga y la serpiente

Cuenta la leyenda que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga.

Ésta huía rápido y con miedo de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir.

Huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada... Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y dijo a la serpiente:

- ¿Puedo hacerte una pregunta?

- No he tenido este precedente con nadie, pero como te voy a devorar, puedes preguntar...

- ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

- No

- ¿Yo te hice algún mal?

- No

- Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

- Porque no soporto verte brillar...

1 comentario:

Unknown dijo...

No debemos temer a las serpientes que nos rodeen, debemos brillar y hacer las cosas bien pese a las circunstancias que nos presenta la vida.

LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES

  LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES Con toda la sinceridad que me caracteriza, confieso que de la Santa Biblia, solo he leído el Salmo ...