lunes, 6 de octubre de 2008

¿REALMENTE BUSCO EMPLEO?

La búsqueda de empleo en este país es una odisea que casi todos hemos vivido, algunos con más suerte que otros. Hoy me quiero referir a un tipo especial de personas que con su boca dicen estar buscando trabajo y con su actitud dicen todo lo contrario. Sobre estas personas mi madre decía que le prendían una vela a Dios para conseguirlo y dos al diablo para que se lo alejara.

Debemos estar bien seguros de lo que deseamos y buscarlo, no por complacer a terceros, sino porque estamos plenamente convencidos de que necesitamos encontrar un empleo, sea para iniciar o para cambiar el que tenemos que no nos resuelve.

La lucha por conseguirlo debe ser intensa, agresiva e incansable y te garantizo que lo vas a encontrar. Estas sugerencias te pueden ayudar:

- Si estás sin trabajo o deseas cambiar debes visualizarte en tu nuevo empleo.

- Debes estar preparado(a), en todo el sentido de la palabra, para cuando te llamen a una entrevista.

- Debes decirle a todo el mundo que estás buscando trabajo, no importa la clase social de las personas a quienes les digas.

- Haz un listado de todas las personas que has conocido y que conoces y empieza a llamarlas.

- Manda correos a las empresas ofreciendo tus servicios.

- Puedes poner anuncios en el periódico.

- No te encierres en una cifra, si estás totalmente desempleado(a) y te ofrecen algo menos de lo que ganabas en el anterior empleo, acéptalo y sigue buscando. A veces es más fácil conseguir trabajo cuando se está trabajando.

- Si lo que aparece es un trabajo temporal, acéptalo. Una vez entré a una empresa por un mes y duré cuatro años y siete meses trabajando en ella.

- No seas tacaño para enviar curriculums, tómalo como una inversión.

- Usa los servicios de las páginas y las empresas que reclutan personal: funcionan en algunos casos.

- Busca las ofertas de los periódicos y envía tus solicitudes.

Te aseguro que si no estás dispuesto (a) a todo lo anterior, es casi seguro que no deseas conseguir un trabajo y te estás engañando.

No hay comentarios:

SUERTE DE CHAPEADORAS

Definitivamente, solo hay que estar vivos para que nuestros oídos se mantengan ejercitados, aunque digamos que no vamos a prestar atenci...