martes, 14 de octubre de 2008

SERVICIO AL CLIENTE

Nunca había entendido tan profundamente lo que significa este concepto hasta que la empresa para la cual trabajo me costeó un curso sobre Atención y Servicio al Cliente; ahí empecé a entender que muchas cosas que antes me eran indiferentes o me parecían jocosas, realmente no lo son.

Las empresas, todas sin excepción, deben invertir en aquellos empleados que de una u otra forma tienen que tratar con personas y enviarlos a hacer cursos de esta naturaleza.

Me resulta caótico ver cómo se tutea a una persona mayor; cómo te dejan en el teléfono por largo rato; cómo se ponen a cherchar con el teléfono abierto; cómo ventilan sus problemas personales mientras esperas; cómo te dicen que te van a llamar y no lo hacen; cómo están comiendo a veces mientras atienden al público; etc.

En días pasados fui con mi esposo a una tienda considerada como una de las más grandes del país; necesitábamos algo del área de electrodomésticos. Nos atendió una joven que en todo momento se mantuvo explotando las bolitas que tiene un material plástico que se usa mucho para cubrir los electromédicos; traté en todo momento de contener la irritación que me producía ese sonido.

Aunque no hayamos hecho un curso, hay algunas cosas muy importantes:

  • Sonreír cuando tomemos el teléfono, la persona con la que hablamos percibirá que somos agradables y que nos gusta lo que hacemos.
  • Si el tiempo de espera para quien llama es muy largo, es preferible decirle que llame luego o que le devolveremos la llamada.
  • Si prometimos devolver la llamada realmente debemos hacerlo, porque de lo contrario el cliente no creerá nunca más en nosotros.
  • Deje a un lado sus problemas, no los descargue con el cliente.
  • Demuéstrele al cliente que es la persona más importante del mundo.
  • Póngase en lugar del cliente, trátelo como a usted le gustaría ser tratado.
  • No tutee al cliente, aunque hay algunas excepciones; y finalmente, sea EMPATICO, es decir póngase en el lugar de la otra persona, trátela como a usted le gustaría ser tratado.

No hay comentarios:

SUERTE DE CHAPEADORAS

Definitivamente, solo hay que estar vivos para que nuestros oídos se mantengan ejercitados, aunque digamos que no vamos a prestar atenci...