miércoles, 19 de noviembre de 2008

LAS PERSONAS FUNEBRES

Son personas muy abundantes: en los trabajos, en los barrios, en la universidad, etc. A ellas les encanta desayunar, comer y cenar con noticias trágicas.

Son coleccionistas de tragedias; desmenuzan los hechos con una crudeza y realismo que alteran el estado de ánimo en un segundo.

Si tienes una persona de estas como compañera de trabajo te habrás dado cuenta de que la misma siente un placer morboso cuando los demás están comiendo al empezar a comentar noticias trágicas, por ejemplo, de alguien que violaron, de un hombre que descuartizó una mujer, de alguien que un camión destrozó…

Lamentablemente estas personas siempre encuentran un coro que se les une y se arma una especie de tertulia trágica. Rara vez aparece alguien que les reclame que ese no es el momento adecuado para semejante concierto.

En mi lugar de trabajo he optado por dejar de desayunarme en la cocina porque es muy difícil convencer a las personas de que esto es muy negativo, ya que los demás se sienten bien.

Ahora bien, tengo la ventaja de tener un área de trabajo alejado del bullicio y no permito que las personas fúnebres me traigan temas de esa naturaleza, inmediatamente les digo que como yo siempre tengo que trabajar con clientes no puedo permitir conversaciones tóxicas.

Finalmente les sugiero alejar de ustedes este tipo de personas; sus comentarios lo único que aportan es ansiedad y si la oportunidad se les presenta les pueden decir abiertamente que a ustedes no les gusta ese tipo de conversación. Sin embargo, hay que tener presente que estas personas generalmente carecen de temas que puedan contribuir al crecimiento personal.

No hay comentarios:

CUANDO LA MEMORIA NOS TRAICIONA

A todos en algún momento nuestra memoria nos ha jugado una mala pasada, y posiblemente una de la más difícil de enfrentar, es cuando ...