martes, 3 de noviembre de 2009

DOS MUJERES Y UN TESTIMONIO



La noche del 27/10/2009 será inolvidable para mí, pues dos historias se enlazaron alrededor de una sola persona, constituyendo esto un testimonio triste. Realmente dejó una huella muy profunda en mi sensible corazón.

A una mujer se le murió un hijo en un accidente hace algo más de un año, en el mismo también murió otro joven. Ambos fueron embestidos por una jeepeta, quienes la ocupaban, a pesar de su juventud, en vez de huir se quedaron en el lugar de los hechos. Esta madre aun ignora que su hijo no estuvo sólo al momento de morir. Ya sabrán porque………!las cosas del Señor son así!

El hijo de otra mujer, salió corriendo al lugar de los hechos al oir el estruendo, llegando justo al momento en que murió, dentro del vehículo el primer joven del accidente, el segundo, fue expulsado con el impacto, pero no murió en el acto, razón por la cual, todo el mundo procedió a socorrerlo, olvidándose del otro.

Saben lo que hizo este joven? sintió que era muy triste morir sólo y permaneció alrededor de dos horas al lado del cadáver, haciendo algo que ante mis ojos lo coloca como alguien fuera de serie y merecedor de todo mi respeto y admiración…..! PERMANECIO A SU LADO ORANDO!

Como las cosas de la vida son así de misteriosas, las mujeres han coincidido durante varios lunes y hasta ahora la madre del fallecido no se imagina que esa persona que tiene enfrente es la madre de un joven que acompañó a su hijo hasta el último momento.

Cuando la madre del que oraba narró este testimonio, se le pidió que lo pusiera al conocimiento de la madre del muerto, pues es seguro que al saber esto se sentiría bien, ella insistió en no tener el valor necesario para hacerlo, yo intervine y dije que para eso había que buscar el momento oportuno, y de ahí salió a relucir el vocablo KAYROS, que significa: momento oportuno, casi estoy segura de que ya este pasó….!BUENO…PAPA DIOS Y EL TIEMPO DIRAN!

No hay comentarios: