lunes, 18 de mayo de 2009

SOMOS FELICES Y NO LO SABEMOS





Muchas veces nos comportamos como el rey Midas, queremos hacer oro de todo lo que tocamos, vivimos la vida soñando siempre con alcanzar la felicidad,obteniendo bienes materiales, pero resulta que a veces somos felices y no hemos reparado en ello.

Ahora me pregunto: ¿Son felices los que tienen todo lo material resuelto?. Anhelando esas cosas pasamos la vida y nos olvidamos de disfrutar aquellas chiquititas que tenemos a diario y que no venderíamos ni por todo el oro del mundo.

Talvez pensaran que soy ilusa o soñadora, pero me gustaría saber cuantos de ustedes se han detenido a observar cosas triviales, tales como:

-Lo espontáneo, creativo y prácticos que son los niños, pues cuando el aburrimiento los arropa, inventan juegos.

-Que los adultos cuando nos aburrimos, nos encerramos en nosotros mismos y ni siquiera nos ponemos a contemplar lo imponente que son las cosas gratis: El mar, el cielo estrellado, los árboles, la lluvia caer, o algo tan simple y que es una obra maestra: un girasol.

-Las respuestas tan agradables que se reciben cuando le demostramos a las otras personas, cuan importantes son para nosotros.

-Cuando un plan original que teníamos lo cambiamos siguiendo la sugerencia de una persona muy joven, pues los mayorcitos no lo sabemos todo.

-La felicidad que causa cuando despertamos creyendo que es hora de levantarse y faltan aun dos horas.

-La transformación que experimenta nuestro organismo cuando oímos una bella canción que nos trae gratos recuerdos.

-El bienestar que sientes luego del martirio de ver a una persona y no recordar su nombre, duras una semana tratando de recordarlo, (porque no te atreviste a preguntarle)y finalmente a deshora de la madrugada….!zas! te recuerdas, y sientes tanto miedo de que se te olvide que, o lo relacionas con algo, o en el último de los casos te levantas de la cama y lo anotas…..increíble, pero sucede a veces…

No hay comentarios:

¿ANCIANA QUIÉN?

  Hace unos días, pensando obtener una respuesta diferente, le pregunté a mi hija: ¿A partir de qué edad se considera que una persona es anc...