miércoles, 20 de mayo de 2009

TRISTEZA BARRIAL





Cuando las personas tenemos una gran formación en valores, pero tenemos la dicha o desdicha de vivir en un barrio marginado, donde las personas tienen un nivel muy bajo de educación , con relación al de nosotros, realmente sufrimos muchas frustraciones, al tener que convivir con hechos que realmente no deberían suceder.

En mi caso, en el ejercicio de la Psicología he detectado grandes problemas, especialmente en niños del sector donde vivo, he intentado soluciones y al chocar con la dejadez de los padres, tengo que presenciar como los mismos crecen, arrastrando los problemas ya detectados, y como estos se hacen cada vez más evidentes.

Te enteras de cómo los padres son cómplices cuando los hijos fuman drogas, las madres contentas porque las hijas se prostituyen y le dan dinero, la niña violada, hija de una mujer adicta a las drogas, la cual se muestra dispuesta a ¨negociar¨ la virginidad perdida por unos cuantas monedas.!!QUE ASCO!!

Cada ser humano, en cada una de las labores que realiza, es como si se pusiera un traje, pero no debemos permitir que este anule al ser humano sensible a lo que acontece en el entorno, pero lamentablemente, en algunos casos, solo nos resta dejar que la impotencia nos arrope y nos quedemos de brazos cruzados, con el corazón muy triste y con la plena seguridad de que no podemos hacer nada: ¡! QUE DURO ES!!

No hay comentarios:

CUANDO LA MEMORIA NOS TRAICIONA

A todos en algún momento nuestra memoria nos ha jugado una mala pasada, y posiblemente una de la más difícil de enfrentar, es cuando ...