lunes, 1 de junio de 2009

LA SEÑORA DOLOROSA










Estaba en la sala de espera de mi ginecólogo, ya saben que no me gusta involucrarme en las conversaciones que se dan en esos lugares, porque a muchas personas les encanta hacer públicos, asuntos que deben ser privados.

Todo transcurría en paz, hasta que a mi lado se sentó una mujer que calculo debe tener mas o menos mi edad. Lean que dialogo más¨ nutritivo:¨

Sra. -Buenas tardes,¿está la secretaria?
Yo- No
Sra. -¿Y el doctor, está?
Yo-Si, está adentro con dos pacientes.
Sra.-Ay Dios mío, a mi que me operaron una hija de 29 años, yo estoy cuidándola, pero me costó venir porque ella tiene dos hijas adolescentes y fastidian mucho, con el Internet y el teléfono……Yo sólo vine a traer unos análisis y a buscar los resultados de un papanicolau, pensándolo bien, mejor cualquiera se va y vuelve, yo vivo cerca.
Yo-suspiro
Sra. Cuando estoy donde mi hija, me pongo que duro varios días para ir al baño, cuando estoy en mi casa, me da mucho frío, porque el apartamento donde vivo, en gascue, es como en un sótano, y es muy frío. yo no se como mi marido aguanta eso, porque a él le encanta, ya le he dicho que tenemos que venderlo, sin embargo, desde que estoy donde mi hija se me quita todo ese malestar. Yo soy pre-diabética, ahora mismo me molesta mucho el estomago….¿Usted ha oído decir que la hoja de yantén es muy buena para la salud?,yo creo que me voy a ir y vuelvo después a buscar los resultados
Yo- estoy de acuerdo, debe irse……!grrrrrrrrr!
Sra.-yo soy alérgica a esperar, cuando voy al cardiólogo me sube la presión porque me desespero.

La doña muestra la intención de irse, y cuando casi me voy a reír de la felicidad, pues ella me tenía al punto de preguntarle si en su vida había otra cosa que no fuese problemas….Sale la secretaria y la señora se devuelve y empieza a contarle a ella gran parte de lo que ya me había contado, la pobre chica, parece que para salir de ella, nos pidió permiso para que ella entrara antes que nosotras, la otra paciente parece que estaba harta también y rápidamente las dos dijimos: ¡No hay problemas, que entre!…..Cuando finalmente se fue dije: ¡gracias a Dios, que mujer. que se lamenta de todo!,esta expresión se me escapó de manera espontánea y todo el que estaba ahí se rió.

Cuando entró a consulta, le dió su tanda a mi querido médico, parece que la misma, fue rápida, pero agotadora. Cuando por fin entré, la secretaria le comentó lo que yo había dicho, y este con toda la paciencia y timidez que le caracteriza, sólo atinó a decir: Ay Epifania…….suspiro….!Usted no se imagina!

1 comentario:

Zoomos dijo...

Cosas que pasán. Señoras con ganas de contar absolutamente toda su vida y que se lamentan por todo, es la peor combinación que exista.

Pocas cosas podrían empeorar el cuadro.. Ehmm por ejemplo que huela mal, que tenga voz chillona, que este enferma, que sea más vieja, que sea fea, que diga incoherencias, que mastique tabaco? jajaja! Nooo! jaja! Te dejo un beso, (yo interesado buscando una imagen que describa aburrimiento y me tope con tu Blog!! Igual la imagen me la llevo jaja! Bue no creo que alcances a leer esto pero por las dudas te dejo mi pagina web..
http://www.zoomos.com.ar/

Y mi email inversion@rogers.com (se ve raro pero anda en hotmail....)

CUANDO LA MEMORIA NOS TRAICIONA

A todos en algún momento nuestra memoria nos ha jugado una mala pasada, y posiblemente una de la más difícil de enfrentar, es cuando ...