jueves, 4 de junio de 2009

PENSAMIENTOS DE ABUNDANCIA

















No sé en que parte leí que somos lo que pensamos; cuando pensamos sólo en cosas pequeñas, nunca logramos grandes cosas, de hecho las personas triunfadoras siempre han tenido pensamientos de prosperidad. Esto se cultiva y se contagia.

Si nos juntamos con personas mediocres y pesimistas, pronto empezaremos a retroceder en todos los sentidos de la palabra.

Yo tengo una amiga, medio loca, a quien quiero muchísimo. Está siempre soñando y planeando en grande, y exhortándome tener pensamientos de abundancia.

Nos conocimos en un lugar insólito: en la cárcel de mujeres de Najayo, gracias a Dios, ninguna de los estábamos presas. Ella hacía trabajo de psicología voluntaria con los reclusos y yo realizaba mi pasantía, en la misma área, pero con las mujeres.

No se imaginan cuánto siento que ha cambiado mi vida, en todos los sentidos, al juntarme con ella, a pesar de que siempre he sido positiva. Ella le ha dado una inyección a mi vida, siento que todo fluye favorablemente y que los vientos están a nuestro favor.

Ella le ha dado sentido en mi vida a cosas que antes no lo tenían; de ella he aprendido a planear, a desechar aquellas cosas en que a veces nos metemos sin ser de nuestra incumbencia, en sentido general me ha ayudado a soltar.

Siempre he pensado que la amistad es un regalo divino, porque la vida te da la oportunidad de elegir, nadie te impone un amigo, son seleccionados por nosotros a lo largo de la vida, algunos te decepcionan, otros te cambian, casi siempre las mejores cosas se reciben de ellos.

No hay comentarios:

¿ANCIANA QUIÉN?

  Hace unos días, pensando obtener una respuesta diferente, le pregunté a mi hija: ¿A partir de qué edad se considera que una persona es anc...