martes, 18 de agosto de 2009

QUEPE-PALACE-SHOW



(Capítulo uno)

Aunque resulte difícil de creer, lo narrado a continuación formó parte de un conflicto grave, que nos sucedió a todas las personas que compramos un plan todo incluido en la empresa QUEPES TOURS, para el fin de semana del 14 al 16 de agosto.

Originalmente el paquete incluía estadía en el Barceló Premium Palace, en Bávaro, (supuestamente, este es un hotel cinco estrellas) y además de
la presentación del cantante Cherito, en una fiesta de blanco en la playa, un concierto de los artistas: Tito Swing, Toño Rosario y El torito.

Las personas que han ido a este complejo, saben lo lejos que están todas y cada una de las instalaciones, y lo dificultoso que es trasladarse cuando termina un show, ya que la multitud se desespera y los trenes no dan para cubrir la demanda de la gente, desesperada por abordar, pero como se nos ofertó que estaríamos hospedados en el Palace y que los conciertos serían en el Centro de Convenciones, y ambos están frente a frente, lo vimos como una oportunidad magnífica: nos hospedaríamos en un hotel cinco estrellas y disfrutaríamos el show hasta el final, pues sólo tendríamos que cruzar.

Hasta aquí todo iba muy bien, pero no se imaginan lo que vino más adelante: cuando llegamos al hotel, supuestamente no había habitaciones, no salió una voz con autoridad, ni de de Quepes Tours, ni del hotel, y a una pobre muchachita, llamada Miguelina, quien fue la promotora de la excursión, la tenían totalmente acorralada.

Tuvimos que aceptar, dada la distancia, pasar los días en el Palace y dormir en el Casino Bavaro, el cual había estado cerrado y las colchas que cubrían las camas, tenían un olor tan desagradable que provocó otro escándalo de parte de las personas que ocupaban la habitación contigua a nosotros.

Optamos en todo momento por mantener la calma, debido al gran aprecio que le tengo Miguelina, y por la forma en que ella se manejó frente a la crisis, entendimos que éramos los menos indicados para echarle leña al fuego.

Ya por agotamiento, accedimos, comimos en el Palace y luego nos trasladamos al Casino, donde otro señor protagonizó otro incidente, porque no lo atendían; la paciencia del personal del hotel evitó tal vez una desgracia.

El proceso de registrarnos duró más de dos horas, y ya ubicados nos enteramos de que una señora perdió la compostura y lanzó al suelo una computadora, luego de haber pronunciado palabras impublicabes.

En los próximos capítulos, tal vez ya sepamos: ¿Quién tuvo la culpa? ¿Qué piensa hacer Quepes Tours? ¿Qué haremos?; aunque me imagino que nada, pues los dominicanos hemos caído en algo que en psicología se llama "desamparo aprendido". De manera personal, pensamos dar a la agencia tres días de plazo para que tomen la iniciativa de llamarnos; en caso contrario procederemos a ver qué haremos nosotros……

¡Continuará!

1 comentario:

Ivan de Paula dijo...

A mi no me sorprende porque vivimos en un país donde la estafa y el engaño es completamente natural y casi nunca los ciudadanos reclamamos nuestros derechos....

LOS APRENDIZAJES EN LOS MOMENTOS DIFICILES Ningún ser humano desea que le pasen cosas negativas, pero todos estamos expuestos a ...