domingo, 20 de diciembre de 2009

EMERGENCIA DEL CENTRO MEDICO UCE

Este viernes 18 tuvimos, la necesidad familiar de llevar a mi esposo de emergencia ya que tenía una tos muy grande, fiebre y congestionamiento, lo cual es característico en nuestra familia, ya que somos muy sensibles a los cambios del clima y otros asuntos ambientales.

Tuve la genial idea de que fuéramos al Centro Médico UCE,ubicado en la av. Máximo Gómez, ya que una vez acudimos a ese lugar, y encontramos un excelente servicio !GRAN ERROR!.

Nos recibieron tres personas, uno de ellos, a distancia nos preguntó el motivo de la visita, otro se acercó y le tomó la presión arterial, y dijo que fueramos a consulta al día siguiente. Cuando como una idiota les pregunté si los médicos trabajaban sábado, no supieron que contestar, la tercera persona del grupo, una mujer, nos dijo que procedían así porque el seguro no nos iba a cubrir la emergencia, ni siquiera nos preguntaron que seguro médico teníamos y en todo caso, si podíamos pagar

Como al llegar al lugar, ya yo estaba irritable, procedí a aguantarme las ganas de preguntarles si realmente eran médicos, y si lo único que importa en un paciente es su presión arterial, prácticamente no tocaron a mi esposo y le resultaron una pastillita que no sirve para nada, no se imaginan ustedes cómo tuve que controlar las ganas de romper la receta y tirárselas a la cara.

Cuando íbamos saliendo, peor que cuando entramos, una joven que parecía una doctora nos preguntó si nos íbamos y le dije que si y que bastante inconformes, a esa se le veía el deseo de ayudar, pero decidimos irnos para evitar problemas.

Decidimos ir a la clínica Dr, Rodríguez Santos, esta fue la antítesis de la primera, nos atendió una doctora muy dulce y segura de lo que hacia, le tomó la presión, le chequeó la respiración, recetó, pero previamente nos tranquilizó. No sé cuantos niveles de Psicología reciben en las universidades los estudiantes de medicina, pero si estoy convencida de que deberían darles esta asignatura desde el principio hasta el final de la carrera, pues un médico puede matar un paciente con un gesto.

No sé como será en otros países, pero en este los asegurados pasamos, como dicen en nuestros campos: ¨MAS TRABAJO QUE UN FORRO E CATRE¨

No hay comentarios: