viernes, 2 de julio de 2010

EL ASMA Y LAS EMOCIONES (PARTE I)



Este artículo está dedicado a todas las personas que como mi marido y yo padecemos de problemas de asma, pudiendo observar cómo nos afectamos por las emociones.
El asma no es una enfermedad psicológica, pero el papel de las emociones como disparadoras o agravantes de una crisis asmática es innegable.

Muchos asmáticos relatan haber tenido un ataque en situaciones en las que se involucraron emocionalmente, por ejemplo riéndose a carcajadas en una fiesta, temblando de miedo al caminar por una calle oscura, o tras la espera ansiosa de un resultado.

Si bien el "modus operandi" de la conexión entre las emociones y el asma no se comprende bien, la mayoría de los expertos coinciden en que la vinculación existe.
Emociones fuertes –como el enojo, la felicidad o el miedo– pueden disparar un ataque de asma, o empeorarlo. Esta conexión emocional levó a que los médicos creyeran, hace un par de siglos, que el asma era una enfermedad del sistema nervioso. Hace no más de cinco décadas, se pensaba que el asma y otras enfermedades crónicas eran psicosomáticas, es decir, causadas por conflictos emocionales.

Hoy se sabe que si bien el asma tiene un componente psicológico, es requisito que exista base biológica para que se presente la enfermedad. Si usted es asmático, tenga presente que el hecho que exista un componente emocional en su enfermedad no implica que su psiquis sea la "responsable" su afección.

La opinión que las emociones cumplen un papel en el asma está fundamentada particularmente en la experiencia de los propios asmáticos. Son muchos los ejemplos de personas que cada vez que tienen una gran carga de trabajo o problemas personales importantes y el consecuente estrés, notan un incremento indudable en la frecuencia con la que tienen que usar su inhalador o hacerse nebulizaciones.

Lo que debe tenerse en cuenta es que no es sólo la ansiedad, el estrés o las emociones negativas son las que pueden disparar una crisis asmática, también pueden desencadenarla hechos tan placenteros como reírse muy fuerte.
Fuente:respiro on line

No hay comentarios: