jueves, 1 de julio de 2010

LA INVASION DE LOS BLACKBERRIES



No importa la edad, color, nacionalidad, nivel de educación, los blackberries invadieron nuestro espacio y la capacidad de comunicarnos se fue al carajo.
Nuestros jóvenes padecen de dedomanía, ya que no pueden despegar sus dedos del diabólico aparatito, en las reuniones hasta los mayorcitos se idiotizan con su uso, muchas veces me pregunto si los habrá inventado el diablo.

Es usual ver una pareja en un restaurant, cada cual con su BB, como se les suele llamar, ya no se comparte, no se escucha, y hasta se producen accidentes.

Alguien afirmó en la maestría que estoy realizando, que los adictos sustituyen una adicción por otra, ahora me pregunto los BBadictos, ¿qué otra adicción tenían antes?

En la actualidad los maestros tienen grandes problemas con los alumnos para captar su atención, parece que el objetivo principal es que dejemos de comunicarnos, de mantener contacto humano, creo que la tecnología nos está idiotizando.

En días pasados asistí a una reunión en la cual la coordinadora de la misma, una mujer de edad avanzada, aprovechaba cualquier circunstancia y como cualquier adolescente, se ponía a chatear, hubo un momento en que algunos de los integrantes le llamaron la atención.

Pienso que debemos estar abiertos a los cambios, aprender nuevas cosas, pero debemos preocuparnos además porque el contacto y el calor humanos no se pierdan, ningún aparatito puede sustituir un beso, o un abrazo o una frase cariñosa dicha justo en el momento en que la necesitamos.

No hay comentarios: