martes, 28 de abril de 2009

EL ANAFE ASESINO





Como les comenté en el artículo anterior de doña chela, ella tiene anécdotas para hacer un libro, por lo genial, espontánea, agresiva e impredecible que era.

Se que sólo las personas de mi tiempo, llegaron a saber que era un anafe de hojalata, era como una especie de estufa que trabaja con carbón. Todas las personas pobres tenían uno, ahora los fabrican de aluminio.

Para mi madre algunas cosas eran sagradas, como por ej. Mi comida, mis estudios, mis medicinas y además la ropa que debía estrenar en navidad, hacia cualquier trabajo para ahorrar para estos fines.

Ella era una persona como decimos aquí: ¨boca de diablo y corazón de santo¨, razón por la cual, si alguien le decía que no tenía que comer, si ella no tenia dinero, le daba lo que tuviera para que lo empeñara en una compra-venta y de esta forma pudiera conseguir dinero para resolver.

Tenía una vecina llamada Tatita, la cual se vio en una necesidad y mi madre le prestó el dinero que tenia ahorrado para mis estrenos navideños, a medida que se iba acercando la navidad, mi madre le recordaba a la sra. la deuda y esta la ignoraba.

Un día, chela se lo cobró de mala gana y la otra le dijo que no le iba a pagar nada y encima de esto le dijo: Prestamista!…. Ay Dios mio,.más vale que hubiera firmado su sentencia de muerte.

Al día siguiente, bien temprano en la mañana, mi madre la esperó en un callejoncito por donde tenia que pasar la victima, con la parte superior del anafe, rápidamente se lo incrustó en el cuello.

La señora pudo salvarse, pues gracias a sus gritos, un señor que iba pasando, intervino ayudándola y pidiendo ayuda. Después de esto la mujer se mudó y hasta los trastes dejó abandonados

No hay comentarios:

SUERTE DE CHAPEADORAS

Definitivamente, solo hay que estar vivos para que nuestros oídos se mantengan ejercitados, aunque digamos que no vamos a prestar atenci...