lunes, 13 de abril de 2009

SEMANA SANTA?

Una de las cosas que más me encanta de ayer y hoy son las habichuelas con dulce, esta vez le cojí un día prestado al colesterol e hice además de habichuelas, unas ricas habas. Realmente de niña recuerdo algunas cosas que me hacían ver la semana santa como una época de prohibiciones absurdas que nunca entendí y me hacían mostrar irreverente.

Nunca comprendí porque no se podía hablar en voz alta, ni cantar, ni pisar duro, sin que realmente me explicaran por qué. Según mi madre no se podía cortar árboles porque esos golpes era Jesús quien los recibía.

Recuerdo una vez que había en mi casa un árbol llamado piñón, y yo le corté un poquito de la capa gruesa que lo cubría y de ahí salio un liquido marrón oscuro que parecía sangre y mi madre me dijo que era la de cristo, realmente ya estaba un poco grandecita y la lógica me obligaba a preguntarme cómo esta sangre divina iba a estar ahí.

Como me quedé con la duda, al día siguiente y durante varios otros tantos repetí la operación y el árbol votaba el liquido igual, obviamente me quedé callada porque eso podía significar una buena bofetada de parte de ella , que bastante agresiva era, quiere decir esto que mi madre quería inculcarme algo que no era real, pero no la juzgo, porque ella creía que era así.

Ahora bien, no estoy de acuerdo con los desenfrenos de esta hoy en día, pues fui criada en la religión católica, pienso que es época de reflexión, de amor y de tranquilidad, y por supuesto de comer muchas habichuelas con dulce.

No hay comentarios: