viernes, 12 de septiembre de 2008

l

APRENDIENDO A MANEJARSE CON EL MIEDO

¿Sabes cómo se aprende a sobrevivir al miedo? Sencillo: ¡enfrentándolo! Parece difícil, pero no es imposible.

De niña siempre fui muy miedosa, fruto de la crianza que correspondía a mi generación. Le tenía pavor a los truenos, a los temblores de tierra, a los muertos y ni hablar de una enemiga que hasta hace poco no me gustaba llamar por su nombre: LA CULEBRA. A mí no me importa que me digan que en este país son inofensivas, que alrededor de ellas se tejen muchas historias; me importa un pepino, igual le temo. Entiendo que vencer el miedo no es dejar de sentirlo, es sobreponerse.

¿Qué he hecho? Bueno, en cuanto a los truenos, como de niña vivía en casas de madera, al empezar a vivir en casa de concreto, desapareció mi temor. En cuanto a los temblores de tierra, son tan repentinos que me asusto como es normal, pero me pongo lejos de cualquier situación peligrosa y lo manejo. En cuanto a los muertos, tan pronto tengo que cumplir con un compromiso de esta naturaleza, siempre que pueda voy al velorio, me acerco a la caja, veo el cuerpo y trato de hacer mi vida normal.

En cuanto a mi enemiga (la culebra), hay por ahí una teoría de que atraes a lo que le temes, y precisamente hace un tiempo por una ventana de una vecina que vive pegada a mi casa, apareció una culebra. Yo estaba mal de salud, encerrada en mi cuarto y no me di cuenta del aparataje que se armó. Mi hija Paola se enteró de todo e intervino para que no me lo dijeran y hasta hizo una pesquisa por el patio en busca de mi enemiga; no sé qué iba a hacer ella si la veía, pero tuvo valor, que es de lo que se trata este tema.

Pasados unos días, una vecina no pudo aguantar y me lo dijo. Obviamente caí en un estado de pánico, porque por donde salió la culebra yo tenía que ir casi todos los días a abrir la llave de paso de un tinaco para poder abastecerme de agua. Me preguntaba qué podía hacer; la enemiga se apodero de mis sueños…

Después de enterada, al día siguiente, cuando me tocó ir a mi rutina matutina, en la ventana de block calado de mi vecina había algo enrollado que parecía… lo que ustedes saben.

Mi primera reacción fue echarme a correr dando gritos como una loca; después traté de serenarme, hice ejercicios de respiración, me calmé y busqué un palo, procediendo a mover lo que veía. Al sentir el material tan flexible, lo moví varias veces y pude comprobar que era un trapo con rayas.

Moraleja: si no hubiera enfrentado la situación, tal vez todavía estuviera corriendo, no hubiera cogido agua y no pudiera disfrutar el orgullo de haberme enfrentado a mi mayor miedo.

No hay comentarios:

LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES

  LAS PERSONAS QUE SE CREEN SUPERIORES Con toda la sinceridad que me caracteriza, confieso que de la Santa Biblia, solo he leído el Salmo ...