miércoles, 28 de octubre de 2009

REFLEXION



Se han preguntado porque nos molestamos tanto cuando no recibimos de las personas, aquello que entendemos merecemos? Sencillo siempre pensamos que debemos recibir en la misma proporción en que damos, y si es posible algo más……

Craso error, los seres humanos, somos generalmente olvidadizos cuando de agradecer se trata, es por esto que tendemos sólo a recordar los males que nos han hecho, no las cosas buenas.

Una amiga me dijo una vez que era mejor no esperar nada de nadie, de esta forma te sorprenderás cuando alguien te dé algo.

Esta reflexión es producto de haberme incluido directamente en el grupo de personas que dan mucho a alguien y lo recibido realmente no compensa, y conste que no me refiero sólo a cosas materiales, más bien, me refiero a afectos, a emociones, a cosas que salen del corazón…..

El hecho de que aún yo siga como ♪♪♪Penélope….con su bolso de piel marrón ♪♪♪ como dice aquella famosa canción, esperando reintegro de atenciones, significa que aun tengo cosas por trabajar, que aun tengo que asimilar que en este mundo hay muchas personas que la región del cerebro que tiene que ver con el agradecimiento , la tienen desactivada. ¡DE TODOS MODOS, PIENSO SEGUIR DANDO!

No hay comentarios: