martes, 29 de septiembre de 2009

DOS MUJERES Y UN CANCER




La actitud mental es indispensable para mantener la salud, pues un estado anímico negativo puede ocasionar un descenso en nuestras defensas, es decir en cómo enfrenta nuestro organismo las cosas malas o buenas que nos pasen.

En mi sector residen dos mujeres sobrevivientes del cáncer: una es relativamente joven y la otra , una señora entrada en años, si pones una delante de la otra , te puedo asegurar que son totalmente opuestas, la primera dice que ella es la vida y que esa enfermedad no la va a derrotar, obviamente, está como una flor, se le cayó todo el pelo, y durante ese proceso usaba un gorrito o pelucas en diferentes colores, siempre con la frente en alto. Ahora le esta saliendo su pelo y anda orgullosa con él, todo cortito como si fuera un varón, no le importa, cree que vencerá y ya eso la declara ganadora.

La segunda se ha entregado, le han caído encima todos los años del mundo, es la estampa viva de la desolación, no se arregla y luce en depresión total.

Obviamente, la primera tiene algo indispensable en estos casos, y es el apoyo familiar, el calor de un abrazo te hace sentir importante. La segunda, no supo sembrar.

Fue mala con su madre y tal parece que sus hijos van a repetir la conducta que aprendieron con ella, es tan triste su situación que a veces tiene que irse sola a recibir sus terapias, generalmente cosechamos lo que sembramos.

No hay comentarios:

¿ANCIANA QUIÉN?

  Hace unos días, pensando obtener una respuesta diferente, le pregunté a mi hija: ¿A partir de qué edad se considera que una persona es anc...