miércoles, 9 de septiembre de 2009

El CARTEL DE LOS SAPOS





Me confieso prisionera de esta serie colombiana, que actualmente ocupa la atención de muchos dominicanos en mi país. Aquí se transmite en el horario de la nueve de la noche, de lunes a viernes, considero, no es el adecuado, pero que le vamos a hacer.

Como a veces, los compromisos no nos permiten dar el seguimiento que amerita esta producción, mi esposo y yo optamos por adquirirla completa en DVD, para poder disfrutarla de principio a fin.

Como es de esperarse, las actuaciones son excelentes, mucha violencia, mucha droga, mucha traición, en fín, no hay espacio para el aburrimiento.

Como siempre, lo psicológico esta presente en todos los eventos y hay personajes capaces de cualquier cosa, pero hay momentos en que presentan alguna faceta de su vida, que aunque no quieras, te involucras e identificas con ellos, como el caso del jefe de narcos Oscar, imponente, siempre bien vestido, y a quien no le tiembla el pulso para desaparecer a cualquiera, pero ¡cuanta ternura era capaz de mostrar con su esposa e hijo!

Es inexplicable, como siendo un personaje tan frío, calculador y desconfiado, pudo actuar tan ingenuamente ante un enemigo parapléjico, compañero de prisión, a quien por órdenes de él, le habían matado un hermano. Frente a las maquinaciones de ¨Don Oscar¨, Maquiavelo se quedó corto.

Está Martín, con una piel sumamente angelical, le apodan ¨fresita¨, realmente este no es un sicario, sólo tiene que ver con los traslados de la mercancía, entiéndase drogas, en gran escala, mostrando siempre una gran sensibilidad.

Por otro lado está su esposa, una mujer bella, pero con doble moral, lo conoció en ese mundo, al principio, él se lo ocultaba, luego le explico todo, por amor, ella aceptó su realidad, luego se mantenía queriendo tapar el sol con un dedo, pretendiendo que abandonara una organización de donde no había salida, pero disfrutando de todos los lujos.

Gracias a Dios, para las fanáticas, que al final Martín no muere, pues realmente, su cara angelical, logra que te identifiques plenamente con él, termina sin lujos, sin mujeres, sin dinero y sin amigo, pero vivo.

Las personas que tienen hijos en proceso de formación, tienen un gran reto con la televisión en este país, pues como las reglamentaciones de los medios de comunicación no están definidas, cualquier adolescente puede tener acceso a los peligrosos mensajes que de manera tan subliminal llegan a nuestros hogares.

Hay una serie se términos que captaron mi atención: ¨sapo¨ es utilizado cuando una persona delata a otra, se usan otras tantas expresiones muy comunes en Colombia, tales como: ¨Cara de Chimba¨(esta la investigué con una amiga colombiana y me dijo que era una palabra impublicable) y ¨Piró, cuyo significado aún no sé.

Como en ese país tengo muchas personas que admiran mi trabajo,siendo asiduos visitantes de este blog, espero que alguien me edififique con relación a esas palabras.

Si puedes disfrútala, que realmente vale la pena, siempre y cuando seas adulto(a) y tengas bien definidos tus valores.

2 comentarios:

Dra. Paez dijo...

No cabe duda que esta serie se ha rovado el show es nuestro pais,no he tenido la oportunidad de verla pero pienso hacer lo mismo de alquilarla para asi disfrutar y estar en la onda del cartel de los sapos. Esta muy ionteresante tu blog sigue asi, y nuevamente te invito a que me visites que tengo cosas nuevas e interesantes, ter cuidas.

Conectora dijo...

Bueno, esa serie la estuve viendo hace poco y quizás porque no entiendo mucho el "colombiano" no le presté mucha atención, hay que tener mucho ojo ya que a veces se promueven antivalores como si fueran graciosos...

Yo también me confieso DOMINGO, 28 DE JUNIO DE 2020 11:01  POR EPIFANIA DE LA CRUZ Hace unos días, mi amigo-hermano, Danie...