sábado, 3 de enero de 2009

EXPECTATIVAS PARA EL 2009

Estoy feliz, llena de esperanzas y de sentimientos de prosperidad. Tengo la firme convicción de que el próximo año va a ser de bendiciones y de abundancia; me motivo a sentir que cualquier momento negativo en el camino lo sortearé.

Tengo bien definidas mis metas, nada de caminar a ciegas, la experiencia de vida no me permite eso y tengo bien claro que el ser humano que no sabe hacia dónde va es un barco a la deriva. En el 2009 pienso renacer como el ave Fénix.

Pienso iniciar el año dándole seguimiento a mi salud, porque si no la cuido se me caen todos mis proyectos, que son muchos, pero los lograré todos porque los voy a escribir ordenándolos por prioridades y los dividiré según su importancia en corto, mediano y largo plazo.

Mis proyectos son realizables, porque cuando los seres humanos se trazan metas inalcanzables se agotan y tienden a caer en la frustración…nada de eso, no es agradable que una psicóloga se traumatice…¿No les parece?

Sólo miraré hacia el 2008 para recordar las cosas buenas; de las malas sólo tendré en cuenta aquellas que me aportaron experiencia para el presente.

Voy a retomar algunas cosas que me gustan y que no estoy haciendo, y pienso disfrutar un poquito aunque sea de la parte bohemia que a veces dejamos que se duerma, y sobre todo no voy a permitir que nadie maltrate el niño que llevo dentro, ni quiero a mi alrededor personas que no sueñan. Empiezo el año con el más firme de los propósitos: SER FELIZ .

No hay comentarios:

LO QUE EL COVID SE LLEVÓ

        El título me trae a la memoria una película viejísima, pero   a pesar de gustarme mucho el cine, esta vez, ese no es el tema. Ha...