martes, 17 de marzo de 2009

NOS AHOGAMOS POR FALTA DE AGUA

Si chequean para atrás en este blog, verán que desde octubre 2008 vengo reportando que a mi casa no llega el servicio del agua, he optado por creer que tanto mi esposo como yo somos retardados mentales, porque sólo así justificamos que mes tras mes nos llegue la factura y la paguemos religiosamente, para recibir un chorrito que se queda en la primera casa donde encienden una bombita de las llamadas ladronas.

Esto se ha convertido en una odisea, de manera personal he roto todos los records mundiales en reclamaciones, si no me equivoco pronto saldré en el libro guiness, como la reclamadora mas perseverante del mundo.

Como ustedes saben, tenemos instalado un medidor de agua, el cual obviamente mide sólo el aire. En un estado de desesperación hicimos una excavación en el frente de nuestra casa en busca de la tubería matriz por donde pasa supuestamente el agua, ésta fue tan profunda que debió subir petróleo en vez de agua. Imagínense a mi edad, de rodillas introduciendo una bomba en un hoyo boca abajo, buscando irme de cabeza producto de un mareo y que la gente vaya a creer que me suicidé.

Se imaginarán después de todo esto que logré conseguir agua, se equivocan, cuando logra subir una gota, dura con la bomba puesta aproximadamente media hora para halar un chorrito y de la única forma en que podría coger agua es si se va la luz y ninguno de mis vecinos pueden poner bomba , entonces a mi me sube el agua y puedo cogerla con el inversor.Tengo que contarles además que introduje una manguera larga en un tubo de hierro que cruza la calle, para poner la bomba donde la vecina de enfrente, la cual no paga agua, pero si le llega. Se preguntarán lo del tubo: es para que los carros al pasar no me rompan la manguera, pues ya me han roto dos y dos extensiones eléctricas.

Me dirán que de qué me quejo. Bueno, tal vez no debería quejarme, pues a fin de cuentas llega el agua; lo único es que esto sucede en horas en que no estoy en la casa, hecho comprobado durante estuve en mis vacaciones.

Entiendo como mujer que presume de inteligente, que para coger agua debo hacer algunas cosas:
-Saber cuál es el santo que tiene que ver con la llegada del agua, para comprar todas las velas que venden en el país y prendérselas.
-Como los indios, bailar la danza de la lluvia.
-Renunciar a mi trabajo para estar pendiente a la llegada del agua.
-Hacer oraciones diarias bajo el sol, en el medio de la calle para que se vaya la energía eléctrica.
-Morirme de la risa porque los vecinos no pueden coger agua y yo si porque tengo inversor.
-Ofrecer como promesa ir a Haití descalza a pie y regresar hablando creole.
-Ir a la Corporación del Acueducto de Santo Domingo y en un arrebato de locura protagonizar un escándalo al estilo del programa ¨Primer Impacto¨, con todas las facturas pagadas, lo cual entraría en contradicción con mi condición de psicóloga que cree en la paz.

Como cuando estábamos en la escuela, cuando en los exámenes teníamos que contestar: falso o verdadero,yo agregaría un renglón llamado: NINGUNA DE LAS ANTERIORES. ¿Razones? Soy un ser humano que trabaja con la conducta humana y que reconoce que este es un país especial, donde a veces se paga un precio muy alto por ser serio y que lo peor de todo es que somos masoquistas porque el país con todos sus problemas, nos gusta. Ojalá que algunos de mis lectores amigos conozcan al director del acueducto y pueda interceder por nosotros pues estamos al borde del colapso.

No hay comentarios:

SUERTE DE CHAPEADORAS

Definitivamente, solo hay que estar vivos para que nuestros oídos se mantengan ejercitados, aunque digamos que no vamos a prestar atenci...