lunes, 23 de febrero de 2009

¿EL PARAISO ESTA EN LOS SENOS?

Cuando estábamos en el proceso de formación de nuestros hijos, en nuestra casa estaba prohibido terminantemente ver telenovelas. Esa era una de las razones por las cuales las domésticas se marchaban más rápido que un platillo volador.

Ahora mis hijos están adultos y bien formados y esto me permite, a pesar de algunas burlas por parte de ellos (realmente no me importa) poder ver una que otra novela, pero sólo si esta me resulta interesante desde el punto de vista de poder escribir.

Es el caso de la producción colombiana SIN SENOS NO HAY PARAISO, la cual ha captado mi atención por las cosas insólitas que se dan en ella y por sus excelentes actuaciones, gracias a dios que mi maestría me permite llegar a tiempo.

En ella hay material para varios artículos, pero para empezar podemos ver en esta producción como se desvirtúan las relaciones de una forma tan sutil y solapada que el televidente pudiera llegar a entender que las cosas pueden ser así.

La protagonista llamada Catalina es una jovencita de pueblo, sumamente bella y tierna y hasta cierto punto ingenua, cuyos sueños de grandeza la llevan a envolverse con narcos, siendo su mayor obsesión tener a toda costa, senos grandes, mucho dinero y ser alguien ¨especial¨.

Para lograr esto se ha sometido a varias cirugías, pasando en este proceso por manos inescrupulosas que procedieron a insertarle unos implantes que estaban desechados y además le introdujeron cocaína, con la finalidad de utilizarla como ¨mula¨, al igual que le hicieron a otras chicas, poniendo en gran peligro su vida.

No he llegado al final, pero ya me preparé mentalmente para no sufrir porque producto de tantas cirugías y de no llevarse de la opinión seria de un facultativo ella muere, como es de esperarse.

Tuve la oportunidad de conocer a Bayro, el sicario, hermano de Catalina con una sensibilidad tan grande que pudo suceder en cualquier momento que el seguidor de dicha novela se identificara tanto con él, que sufriera muchísimo cuando llegó su esperada muerte, porque lo normal es que este tipo de personas tengan un final desastroso.

Confunde al espectador, el papel dramático de la madre de ambos, pues ella ¨inocentemente¨ se beneficia del dinero que recibe de manos de su hija, porque de una manera ¨ingenua¨ ella dizque no sabe que el mismo es producto del narco, cree que su hija se lo ganó en un reinado, pero desprecia el dinero que le da el varón porque es ¨ sucio¨… y sus ¿principios? no le permiten recibirlo.

Esa madre joven, bella y sensual se convirtió en la mujer del único hombre que con sinceridad su hija amó, y le presentan a la audiencia esa relación de una forma tan bella y natural, que cualquiera pensaría que es normal que esto suceda.

Se desvirtúa sobremanera el concepto tan sagrado de la amistad, por la forma tan dramática y bien conducida en que la mejor amiga de
Catalina la traiciona para quedarse con el narco que le patrocina todo a ésta.

Opino que este tipo de novelas debería tener un horario extremadamente restringido, ya que los personajes por su naturalidad y frescura podrían ser una influencia muy negativa, especialmente para los jóvenes que sean seguidores de la misma, además pudiera darse entre los espectadores y protagonistas una relación parecida al SINDROME DE ESTOCOLMO, el cual fue analizado meses atrás en este blog.

Los senos grandes no representan la solución de la vida, que si podría encontrarse en la preparación, en los estudios, en la dedicación, en tratar de educar nuestros hijos en valores, mostrándoles que dentro de las primeras cosas que debe tener todo ser humano debe estar el respeto a sí mismo, y que los sueños sanos se realizan trabajando, aunque talvez algunas personas crean lo contrario :SIN SENOS SI HAY PARAISO.

No hay comentarios: