martes, 3 de febrero de 2009

THE BOSS

Siempre he sido seguidora de los artistas controversiales y medio locos. Cuando todo el mundo detractaba a Roy Tavaré, vocalista del desaparecido grupo El Clan de la Furia, yo argumentaba que el era bueno y así fue, ha hecho su trabajo en playas extranjeras.

Me encanta Boy George, Gloria Trevi, Alejandra Guzmán y algunos excéntricos más. Hace un tiempo he venido dándole seguimiento a un grupo de merengueros dominicanos, los cuales lucen locos y estrafalarios, pero igual siento que pueden llegar a ser exitosos, pues encuentro que tienen calidad.

Algo que llamo mi atención es que son camaleónicos, es decir, nunca están iguales y siempre hay un detalle de locura tanto en ropa y pelo como en sus interpretaciones. Sus movimientos aunque un poco exagerados a veces me lucen trabajados y para mí esto es disciplina.

Pero….Pero, todos estos razonamientos rodaron por el suelo en días pasados cuando oí la ¨joya¨ musical interpretada por ellos en la cual hacían alusión a que a las mujeres les gusta que las maltraten, por Dios

No se han detenido a pensar que al igual que yo hay personas que a veces pueden tener gustos musicales extraños, pero que tenemos unos valores bien definidos y esto debe ser motivo de orgullo para ellos.

Invito a estos jovencitos a seguir con sus ropas, cantos y bailes excéntricos, con sus movimientos graciosos y sensuales a veces, pero sin hacer que sus algunas de sus seguidoras sientan vergüenza de decir que son admiradoras de ellos.

No hay comentarios: