sábado, 14 de febrero de 2009

LA VENGANZA DEL CANCER

Creo no equivocarme al afirmar que siempre le hemos temido al cáncer, pero hubo una época en la que el sida ocupó la primicia en cuando a fama re refiere, captó la atención de todo el mundo, cundió el pánico y parecía que esta temible enfermedad había perdido poder.

En los últimos tiempos parece que la misma sintió que estaba perdiendo vigencia y decidiendo que nadie puede más que ella ha arremetido con fuerza acabando con la vida de personas queridas de manera invasiva, cruel e irremediable, demostrando ser el león de las enfermedades, es como si decidiera tomar venganza.

Por lo menos en cuanto al sida se refiere, si tenemos una vida sexual sana, si no hay uso de drogas inyectadas, transfusiones de sangre, entendemos que en cierta forma estamos protegidos, en cambio con el cáncer me imagino que la ciencia en algunos momentos se sentirá desalmada.¿Qué lo produce? ¿El cigarro? ¿El café?, ¿Los calditos de pollo?, ¿El alcohol?, ahora pregunto y las personas que nunca han usado estas sustancias y el cáncer los destruye?

Realmente no entiendo y en medio de mi impotencia busco respuestas a la desaparición a destiempo de mi vecina dejando en la orfandad cinco niños, debido a que este enemigo silente le chupó todo su sangre cual si fuera un vampiro, después de veinticinco sesiones de terapia más una que creo oír que se llamaba braqueterapia y finalmente antes del año murió con menos peso que un niño de tres años, económicamente este procedimiento casi le costó la vida a esa familia de tan bajos recursos.

Busco respuesta también a que una amiga que hace poco se hizo un Papá Nicolaus hoy este postrada a causa de que el cáncer le invadió todos sus órganos, cosa que ella aún ignora.

No soy doctora en medicina, razón por la cual no intento opinar de manera profunda sobre estos temas, es más, me declaro ignorante ante las quimioterapias, me falta fe, porque hace más de veinte años viví esta odisea con mi madre y actualmente he vivido con personas cercanas episodios parecidos…..¿Y entonces?

No hay comentarios: