miércoles, 11 de febrero de 2009

SERGIO SOLO

El primer día de mis vacaciones, cuando las tantas tareas que debía hacer me permitieron ver la prensa, al abrir el periódico, lo primero que leo es que nuestro querido artista Sergio Vargas tiene miedo a la soledad, es una realidad muy dura de entender que se pueda esta sólo rodeado de gente.

Si se siente así es momento de hacer un alto en muchas cosas y reflexionar porque el calendario no perdona y no hay soledad más grande que la soledad acompañada.

Hoy él está en la cúspide, todos lo alaban, muy poca gente le critican, le rodean un grupo de personas de los que en este país llamamos lambones, quisieran poner alfombras a su paso, se ríen de todos los chistes que él haga por cursis que sean, puede hacer payasadas y le harán sentir que es genial.

Según pude apreciar tiene muchos hijos, dice llevarse bien con todos, pero no tiene a ninguno a su lado, tiene un inmenso rancho en su tierra natal capaz de matar de la envidia a cualquiera,tiene su inseparable tabaco,tiene….tiene .Tiene sólo cosas materiales.

Al inicio de su carrera me fascinaba esa sencillez que le hacía lucir como fuera del montón, después con el paso de los años igual me gustan sus canciones, pero advierto que la arrogancia y la fama han dejado sus huellas en él, realmente es difícil vivir con tantas personas que te adulan a tu alrededor, a lo mejor si yo fuera famosa… quien sabe.

Opino que es hora de revisar su carrera emocional, creo que siempre hay tiempo para el amor, pero en este momento él debe ser más reflexivo y maduro a la hora de elegir, si es que su corazón bohemio se lo permite: REFLEXIONA SERGIO, recuerda el estribillo de una canción del cubano Pablo Milanés que dice: ♪♪♪ el tiempo pasa y no vamos poniendo viejos…y el amor no lo reflejo como ayer♪♪♪.

No hay comentarios: